¿Quienes son las clientes de la Alta Costura?

De la Alta Costura, el publico sólo ve la parte más mediática : vestidos de sueño que, durante dos desfiles al año, tienen el papel principal delante las cámaras del mundo entero. Pero resumir la Alta Costura a un espectáculo o a un arte de museo que enseña su conocimiento sin edad significaría ignorar una parte misteriosa y importante de esta disciplina : las clientes. Misteriosa porque cuidan su anonimato, y las casas respetan esta confidencialidad cultivando el secreto mientras que, corrientemente, no pierden una ocasión de comunicar. Importante porque los pedidos que hacen permiten a una mini industria del lujo y a pequeños talleres de vivir.

clientes-haute-couture-customers-alta-costura-taller-atelier-designer-disenador-modaddiction-design-diseno-lujo-luxe-luxury-moda-fashion-desfile-catwalk-runway-pasarela-dior

En cambio, únicamente estas clientes hacen la experiencia de la Alta Costura que empieza después de que el vestido haya conocido su momento de celebridad. La cliente se convierte en el centro de todas las miradas y accede a servicios a medida. Todo comienza por una cita en los salones de la casas Haute Couture, lugar amortiguado y muy privado que parecen más a una suite de un hotel con 5 estrellas que a una sencilla tienda, incluso de lujo. En la primera parte del siglo XX, edad de oro de la Alta Costura, las clientes francesas iban a París tres o cuatro veces por temporada para probar los mejores modelos. Esta migración temporal diferenciaba las clases sociales privilegiada de las otras.

clientes-haute-couture-customers-alta-costura-taller-atelier-designer-disenador-modaddiction-design-diseno-lujo-luxe-luxury-moda-fashion-desfile-catwalk-runway-pasarela-coco-chanel

Ahora, las maisons van a buscar a las clientes y trasladan los salones hacia ellas. En Christian Dior, el equipo Haute Couture viaja a Nueva York dos veces al años, en febrero y en septiembre, para encontrar a las consumidoras. En Chanel, el desfile entero puede desplazarse al otro lado del mundo. El año pasado, la colección Primavera – Verano desfiló en Tokyo con la presencia del diseñador Karl Lagerfeld. Sesiones de citas especiales estuvieron organizadas en Shanghai, Hong-Kong, Nueva York y Los Ángeles. La prestigiosa caravana de la moda a medida va a donde viven las clientes potenciales y, desde hace algunos años, multiplica las incursiones en las potencias emergentes como Brasil o India. Durante estos encuentros, la cliente accede a una experiencia rara : la colaboración estrecha y privilegiada con el diseñador y su equipo. Un dialogo se instala con la directora de la Haute Couture, que hace el vinculo entre los creativos, los talleres y las clientes.

clientes-haute-couture-customers-alta-costura-taller-atelier-designer-disenador-modaddiction-design-diseno-lujo-luxe-luxury-moda-fashion-desfile-catwalk-runway-pasarela-armani-privé

Mientras los servicios de comunicación de las marcas no dudan convertir a su diseñador en una estrella, se consagran a preservar a anonimato de esta ejecutiva. No sabemos nada de ella sino que encarna el estilo y las valores de la casa. Guida las clientes en sus elecciones. La ropa Alta Costura está realizada a las medidas de la cliente, que puede también pedir algunas variaciones de estilo. Únicas limites (lógicas) : no desnaturalizar la obra del diseñador y pedir cambios técnicamente posibles. En Chanel, las modificaciones de talla, color, textura están estrechamente supervisadas por la jefe del taller que vigila al respeto de los códigos de la maison. Para preservar el espíritu de su colección, Raf Simons, el director artístico de Christian Dior, supervisa él mismo los dibujos especiales realizados para las clientes. El aspecto excepcional de estos modelos se mide también por las horas de trabajo en los  talleres que tienen un conocimiento de élite.

clientes-haute-couture-customers-alta-costura-taller-atelier-designer-disenador-modaddiction-design-diseno-lujo-luxe-luxury-moda-fashion-desfile-catwalk-runway-pasarela-chanel

En el mundo mágico de la Haute Couture, las cifras pesan mucho. Para el “nacimiento” de un vestido Valentino, hay que contar con dos o tres probaciones, tres o cuatro meses para la realización, y una decena de obreras sumamente cualificadas. En Dior, se dedica, hasta 600 horas para el bordado de un modelo. La Alta Costura de Chanel es también impresionante : un sastre necesita 200 horas de trabajo preciso, un vestido de cóctel 150 y algunos vestidos de boda enteramente bordados hasta 800 horas de trabajo. Claro, estos talentos valen oro : un sastre a medida en Chanel (sin bordado) cuesta más o menos 30 000 euros. Un precio que no sólo se limite al importe del modelo porque se compone también de los servicios exclusivos. Al final, adivinamos la calidad de la confección pero únicamente las mujeres que llevan el vestido lo saben. Eso es sin duda la verdadera definición del gran lujo.

clientes-haute-couture-customers-alta-costura-taller-atelier-designer-disenador-modaddiction-design-diseno-lujo-luxe-luxury-moda-fashion-desfile-catwalk-runway-pasarela-valentino

By Ben – Modaddiction

Fuentelemonde.fr

¡Hazte fan de Modaddiction en Facebook!

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s